Análisis y predictibilidad

Análisis y predictibilidad | Qaleon blog

Análisis y predictibilidad

Análisis y predictibilidad | Qaleon blog

Leemos y escuchamos a menudo que hay que analizar la información -los datos-, que acumular datos sin analizar no sirve para nada, que hay que ponerlos en contexto, etc.  Y ¿qué es ponerlos en contexto? Revisar tanto el contenido en sí como las fuentes, para valorar su importancia y las posibles influencias que hayan desviado los datos respecto a la realidad, es decir, los han transformado de información en opinión (información parcial) -bien por omisión de parte de la información o bien por reducir su relevancia-. 

Esto sucede a menudo, y hablamos de distorsión inconsciente (unconscious bias), entre las que se encuentra la distorsión por disponibilidad (availability bias) cuando sistemáticamente optas por soluciones o personas que te vienen inmediatamente a la cabeza porque son de tu círculo habitual -que termina en muchos casos provocando inconscientemente por ejemplo discriminación por género en Consejos-.  El efecto generado por estos sesgos es a su vez una limitación en la capacidad de interpretar situaciones o de prever eventos con influencia en las organizaciones, por culpa de la retroalimentación de información desviada por ese sesgo y que provoca lo que se denomina Pensamiento de Grupo (“group-thinking”).  

De ahí el empeño en “pensar fuera de los límites” o “out of the box”, y de ese modo intentar reducir la visión de túnel que se produce al estar demasiado cerca del objeto del análisis.

Y este efecto distorsionador se puede producir también en relación a los números, y su interpretación si se pretende obtener un determinado resultado.  La expresión “los números están ahí” como definitiva para zanjar cualquier discrepancia, no es cierta si la interpretación en relación con lo que reflejan se realiza por personas con un interés en un resultado determinado (aunque sea, como he dicho antes, de modo inconsciente) o simplemente porque no se atrevan a manifestar una opinión contraria a la mayoritaria.

El mejor modo de evitar ese pensamiento de grupo y ese sesgo inconsciente, es el análisis objetivo de la información propia comparándola con la disponible del entorno en situaciones no únicamente similares (aunque nunca habrá certeza de la similitud salvo que estén simultáneamente en ambas organizaciones involucrados al mismo nivel, lo que es difícil o imposible), sino también en situaciones muy diferentes.  De ese modo se puede analizar la consistencia de los números/datos, y realizar distintos análisis con escenarios muy diversos. 

La combinación de esos múltiples análisis en diversos escenarios con la identificación objetiva de las tendencias de cada sector, mercado, país, continente, e incluso parámetro del tipo que se desee, es lo que lleva a la predictibilidad.  Que no es tener una bola de cristal ni magia sino el producto de una ciencia, la ciencia de datos, y nos ayuda a romper esa limitación que implican los sesgos inconscientes, y nos permiten tomar decisiones basadas en verdaderas informaciones, no en meras intuiciones u opiniones.