La inteligencia artificial en los recursos humanos

Post portada - La inteligencia artificial en los recursos humanos

La inteligencia artificial en los recursos humanos

Post - La inteligencia artificial en los recursos humanos
La inteligencia artificial se está utilizando en todas las industrias para mejorar la eficiencia e impulsar el ahorro de tiempo y costos. Los recursos humanos no se dejan de lado, actualmente la inteligencia artificial se utiliza cada vez más para asegurar mejores resultados. A continuación veremos algunas de las ventajas que la IA aporta a los RRHH, tanto para el candidato como para los reclutadores.

La calidad de la contratación para una empresa es un factor muy importante porque depende del valor que los empleados aporten a la empresa. Gracias a la Inteligencia Artificial, la calidad de la contratación de los candidatos mejora, ya que se pueden recoger más datos sobre cada candidato y así evaluarlos de forma más eficaz valorando, entre otras cosas, sus habilidades y experiencia mediante algoritmos especiales.

El sistema compara diferentes fuentes de datos, como la experiencia y las aptitudes, con el rendimiento laboral del candidato y la capacidad de proporcionar a los reclutadores una mejor comprensión de la calidad de la contratación. Con ello, los reclutadores, además de dedicar menos tiempo a tareas monótonas, podrán ir más allá de una entrevista, mejorando su enfoque en métricas difíciles de medir como la calidad de la contratación.

En cuanto a la comunicación, es un proceso muy lento tener que comunicar y enviar mensajes a cada candidato y hacer un seguimiento. Por esta razón, algunas de las organizaciones más avanzadas utilizan asistentes digitales para interactuar con los candidatos, lo que ahorra la necesidad de recursos humanos. Algunos robots de chat están diseñados de tal manera que es difícil determinar si estamos chateando con un robot de chat o con un ser humano.

La selección de currículos de un inmenso número de ellos y la selección del mejor candidato es un proceso que lleva mucho tiempo y no llega a ser 100% eficiente, a diferencia de la inteligencia artificial que toma decisiones sobre la información previamente recogida y ciertos algoritmos y reduce los errores y la posibilidad de lograr una mayor precisión. Además, a diferencia de los humanos, las máquinas pueden trabajar 24 horas al día, 7 días a la semana sin interrupciones.

Los reclutadores pasan un día entero cada semana buscando candidatos para un puesto de trabajo en particular. La capacidad de la IA para desglosar y analizar grandes datos permite a los reclutadores filtrar y preseleccionar candidatos de forma mucho más rápida y eficiente. Diferentes herramientas de IA permiten a los reclutadores entender mejor los factores subjetivos como las habilidades reales de un candidato.