6 formas de desarrollar una buena estrategia de gobierno corporativo

desarrollar una buena estrategia de gobierno corporativo

6 formas de desarrollar una estrategia de gobierno corporativo para apoyar el crecimiento

Un buen gobierno corporativo se reduce a la estabilidad y la responsabilidad. El propósito del gobierno corporativo es asegurarse de que la organización es responsable del cumplimiento de sus deberes fiduciarios. Es decir, los inversores saben que pueden confiar en ti con tus fondos; los clientes saben que pueden confiar en ti para proporcionar servicios que valen la pena, y las partes interesadas internas pueden confiar en que los fondos se gestionarán de manera justa y honesta.

Consejos de gobernanza para mantener el crecimiento

Un gobierno sólido hace que su empresa sea más fiable y estable y más probable que atraiga a los accionistas una vez que salga a bolsa. Todos estos factores crean una base sólida para el crecimiento a largo plazo, sobre todo si las estrategias están diseñadas para desarrollarse y madurar a medida que el negocio se expande. Hay algunos consejos que son especialmente importantes de seguir.

1. Empezar pronto la estrategia de gobierno corporativo

En primer lugar, no lo posponga. Aunque una pequeña empresa de nueva creación o una empresa familiar puede tener como objetivo principal simplemente sobrevivir en sus primeras etapas, contar con algunas estrategias sólidas de gobierno corporativo desde el principio también es importante. Si empiezas pronto, prepararás a tu organización para el crecimiento futuro a medida que tu negocio se expanda, especialmente en lo que respecta al cumplimiento de la normativa y a la cultura empresarial en general.

2. Establecer un consejo de administración independiente

La función principal de un consejo de administración es ayudar a la empresa a tomar decisiones acertadas que satisfagan las necesidades de todas sus partes interesadas: clientes, accionistas, inversores, directivos, ejecutivos, etc. Aunque tu empresa no tenga un consejo de administración en toda regla, debería contar con algunas personas que puedan desempeñar una función consultiva.

Esto significa que los miembros de tu consejo deben ser capaces de proporcionar una información clara y honesta sobre las actividades de tu empresa. Si el consejo sigue lo que propone el director general, no aportará mucho valor a la empresa a medida que avanza. Por otro lado, contar con un consejo de administración independiente proporciona el tipo de empuje y arrastre necesario para tomar decisiones empresariales acertadas.

3. Prepararse para separar a los ejecutivos de la dirección

Al principio, los altos directivos -el director general, el director financiero, etc.- probablemente se encargue de la mayor parte de los aspectos de gestión del día a día de tu empresa, así como de las cuestiones de gobierno. Sin embargo, a medida que tu empresa crezca, necesitarás que tu estructura interna se desarrolle para apoyarla. Con el tiempo, tus ejecutivos deberían empezar a operar por separado de la dirección para permitirles centrarse en los aspectos de gobierno de tu organización.

A medida que pase el tiempo, observa tu estructura y observa dónde han evolucionado las funciones individuales. Si las tareas de gestión están apartando a alguien de sus deberes relacionados con la gobernanza, es probable que sea el momento de incorporar a otra persona.

4. Planificar la presentación de informes financieros

Para promover la responsabilidad y la integridad en tu organización es fundamental la presentación de informes. Asegurarse de que la presentación de informes financieros sea una práctica coherente, tanto en términos de la frecuencia con la que se lleva a cabo como con respecto a los métodos y las prácticas que se utilizan.

5. Determinar la compensación

La forma en que se compensa a las diferentes partes interesadas en tu organización también debe considerarse cuidadosamente. Las grandes empresas suelen estar sometidas a un minucioso escrutinio en cuanto a la forma en que se compensa a los distintos miembros de tu organización, por lo que, como preparación para ello, lo mejor es contar con un sistema coherente, justo y honesto desde el principio.

Si se establecen las compensaciones y los beneficios desde el principio, se fomentará una cultura de transparencia e integridad que puede llevarle a las etapas futuras.

6. Utilizar recursos externos

Las empresas de nueva creación no suelen disponer de muchos recursos para emplear en personal interno, por lo que utilizar servicios externos puede ayudar a desarrollar prácticas de gobernanza sólidas sin incurrir en gastos generales excesivos.

Los asesores jurídicos externos pueden ser especialmente útiles cuando se trata de desarrollar una estructura de gobierno corporativo de forma que cumpla plenamente con todas las normas pertinentes e incurra en una responsabilidad mínima. Un contable, un asesor financiero o un auditor también proporcionarán la orientación necesaria sobre los aspectos financieros de tu organización.

El gobierno corporativo debe crecer con tu empresa

A parte de los consejos anteriores, hay un consejo que es importante en todas las etapas del desarrollo de tu organización. Se trata de la importancia de revisar tu estrategia de gobierno con regularidad.

A medida que tu empresa crezca, también lo hará tu estructura, y eso significa que tendrá que lidiar con mayores niveles de complejidad a la hora de garantizar la transparencia y el cumplimiento en todos los niveles. Por ello, es importante revisar continuamente tus estrategias de gobierno corporativo y tu estructura general. Hacerlo garantiza la sostenibilidad a largo plazo y a la mejora continua.

Descubre nuestra herramienta SineQia, que facilita a las empresas un diagnóstico real en materia de sostenibilidad.